Publicado el Deja un comentario

Lavanda

Contrario a lo que se pueda pensar, esta planta no necesita de mucha agua pero sí de mucho sol. Requiere un clima cálido y se da muy bien en macetas lo cual hace que sea fácil de reproducir en muchos lugares. 

Además de su uso como planta ornamental, las flores y las hojas tienen también uso medicinal ya que se elaboran diversos remedios con ellas como son tinturas, macerados, infusiones, extractos, aceites esenciales, etc. 

Las flores secas de la lavanda y su aceite esencial también se utilizan contra la polilla de la ropa.

La Lavanda es una planta aromática cuyas flores son de un color morado muy lindo y llamativo, además con su perfume es capaz de cambiar el entorno. Esta planta se ha difundido por todo el mundo pero es originaria de Europa occidental y meridional y del norte de África.

La lavanda posee propiedades analgésicas, antisépticas,  antirreumáticas, antiinflamatorias, antiespasmódicas, expectorantes,  colagogas, hipotensoras y cicatrizantes.

Las flores también se utilizan como una hierba culinaria muy apreciada en la cocina francesa.

También es un buen repelente de insectos y un excelente antidepresivo, sus propiedades sedantes y calmantes hacen que la lavanda sea un eficaz remedio contra el estrés y el insomnio.

De la lavanda se obtiene también aceite esencial para aromaterapia y para elaborar productos naturales de uso cosmético como aceites de masaje, jabones, cremas, sales, shampoo y más.

¿Quieres conocer nuestro jabón de lavanda?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.