Publicado el Deja un comentario

¿Conoces los beneficios de las arcillas?

Las arcillas en general son compuestos que aportan nutrientes y minerales a nuestra piel, sus efectos terapéuticos son numerosos y dependiendo del color de la arcilla estos varían. 

Son un remedio ancestral para curar heridas, calmar irritaciones, o como un método de limpieza de la piel. Entre sus propiedades generales se incluyen que son cicatrizantes, antisépticas, antiinflamatorias, antimicóticas, antiinfecciosas y detergentes.

Con las arcillas puedes preparar mascarillas faciales y corporales así como compresas para tratar alguna zona en específico de la piel.

Las arcillas son rocas sedimentarias descompuestas con cantidades variables de hierro, magnesio, metales alcalinos, tierras alcalinas y otros cationes que les confieren las propiedades terapéuticas.

Las encontramos muchísimo en cosmética como parte de mascarillas faciales, corporales y capilares, maquillajes, jabones, productos solares, lociones corporales, champús, etc.

Tipos de arcillas:

Arcilla verde: rica en hierro y magnesio, se recomienda para pieles grasas, es astringente, absorbente y cicatrizante. Estimula la circulación y elimina impurezas. es un buen sedante que ayuda a calmar dolores de origen inflamatorio o traumático.

Arcilla amarilla: una arcilla con alto contenido de óxido de hierro férrico y casi nulo contenido de aluminio. Es una arcilla suave, adecuada para todo tipo de piel, incluyendo mixtas, secas y sensibles. Proporciona una limpieza profunda, a la vez que proporciona un efecto saludable y de luminosidad a la piel. Se puede utilizar en productos tanto para el cuidado de la piel como para el cuidado del cabello.

Arcilla blanca: también conocida como caolín, es una arcilla que tiene un ph más ácido lo cual la hace mas amigable con la mayoría de los organismos. Se utiliza para pieles secas y sensibles, es cicatrizante, antiarrugas y exfoliante; da un efecto tensor en el cutis y se emplea para combatir la alopecia y la seborrea en productos capilares.

Arcilla roja, de origen volcánico, con un alto contenido de óxido de hierro y cobre; ideal para pieles sensibles, estimula la circulación y el sistema linfático, calma dolores musculares y oxigena las células; tiene efectos astringentes y cicatrizantes por lo que es ideal para cutis mixto y graso.

Arcilla negra: se recomienda para pieles maduras, normaliza la circulación y oxigena las células. Tiene efectos desinflamatorios y desinfectantes. Es un buen exfoliante.

Te invito a que incorpores en tu rutina de belleza estos productos naturales y altamente efectivos para cada tipo de piel.

¿Quieres conocer nuestros jabones con arcilla? Da click aquí